Quiropodia

La quiropodia es el tratamiento que realiza el podólogo y que consiste en la eliminación de callosidades y alteraciones en las uñas de los pies, con el fin de evitar y prevenir posibles molestias provocadas por el uso de un calzado inadecuado.

Se dirige por un lado a evitar el dolor, y, por otro, a evitar futuras lesiones, más graves, como pueden ser ulceraciones dolorosas que pueden llegar a impedir el caminar.

A veces, pueden confluir con otro tipo de problemas como enfermedades sistémicas. Un ejemplo de ellas puede ser la diabetes.

¿Qué tipos de intervenciones suelen practicarse?

  • Callos. (Hiperqueratosis) Suelen realizarse limpiezas de callos que se producen por el roce del calzado o por alguna forma de alteración de la pisada. Los callos surgen como reacción del cuerpo a las agresiones externas, generando queratina y creando capas de piel más gruesas.
  • Uñas encarnadas. Suele cortarse la uña que genera el dolor, evitando molestias, inflamaciones e infecciones.
  • Corte y fresado de uñas terapéutico. Las enfermedades de las uñas pueden ser de origen congénito o adquirido. Estas últimas, a su vez, pueden provenir de causas de origen traumático o sistémico. Las de origen traumático suelen reflejarse en cambios en el color o en la estructura de la uña. Las de origen sistémico obedecen a cambios provocados en las uñas por diversas enfermedades o problemas corporales.
  • Deslaminación de hiperqueratosis
  • Fresado de talones
  • Helomas. Son lesiones hiperqueratósicas de forma y coloración oscura que crecen hacia dentro. Pueden ser ocasionadas por presión de un hueso o de los zapatos. Por ejemplo, por usar zapatos rígidos. Pero, también pueden ocasionarse por una alteración de la biomecánica del pie.
  • Hidratación y masaje relajante

Ventajas de las sesiones de quiropodia

Además de los correspondientes tratamientos, estas sesiones permiten también que el podólogo revise posibles enfermedades dermatológicas como papilomas u hongos.

Siempre es mejor la detección precoz de cualquier alteración a nivel de los pies o las uñas, ya que puede prevenir problemas más graves en el futuro.

Un control periódico de nuestros pies es la mejor prevención contra posibles dolencias o patologías.

¿Cuándo es recomendable realizarse una quiropodia?

No existe una edad concreta o una época del año más indicadas para realizarlas. Aunque suelen ser más comunes entre los adultos, cada vez se usa este servicio por personas más jóvenes, en especial deportistas.

Por otro lado, el hecho de que se enseñen más los pies en verano hace que, a medida que se aproxima esta época, haya mayor demanda de quiropodias.

En cualquier caso, los especialistas recomendamos una de estas sesiones, al menos, una vez al año

Mireia Serrano © 2020  |  Diseñado por NAWEBGANDO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×